Alegalidad e inconstitucionalidad de las administraciones públicas.

Alegalidad e inconstitucionalidad de las administraciones públicas.

El sentido de la razón defiende más a los intereses que a la coherencia por necesidad; de ahí que la razón emplee sutil o no, a la astucia; la necesidad se acerca más al entendimiento y comprensión. El derecho a opinar viene siendo asfixiado por la coerción, la amenaza y el miedo. Esto que se expone en ‘cuatro’ palabras, es la realidad del porqué brotan, en éste caso, ‘necesidades’ públicas para servir y dar respuesta a las insuficiencias sociales. Hoy día, el objetivo de esas funciones públicas son fantasías de un surrealismo que está más allá del conformismo. Diputaciones, Ayuntamientos, Ministerios, Asuntos Sociales y derivados, Cámaras de Comercio…., son centros donde la ociosidad se señorea por cada rincón, siempre enterradas en interminables montañas de exigencias burocráticas que carecen de soluciones prácticas hacia el ciudadano soberano. Arcas públicas ordeñadas de manera continuada, cuando no, adentelladas por ‘lobos’ que conocen bien su oficio. No hay soluciones porque no existe voluntad…’rellene, rellene todo esto, que ya le contestaremos’. Y así pasan los días (mañanas) interminables, donde la hora de fin de jornada parece que nunca va a llegar, de la misma manera que la larga hora del desayuno se convierte en raquíticos segundos. Jornadas que, a veces, se pasan ‘entretenidas’, cuando la compañera o compañero de turno nos trae alguna novedad, exótica incluso.

Funciones pública de pena, astutamente diseñadas que siempre tienen la opción de ser vendidas o subcontratadas por la corriente privada, ansiosas también, de chupar de la gran ubre pública. Los peligros del poder es que tiran por tierra el poder soberano del ciudadano; y ese ciudadano, el sumiso, el ordeñado y perseguido y amenazado, convertido en mercancía, viene siendo sometido por los nuevos egipcios o mejor dicho, por los nuevos faraones: las administraciones públicas Usías (V.I.) y Vuecencias (V.E.), por seguro que no conocerán los siete años de hambrunas.

La propuesta es muy simple: estudiar la manera de cerrar el conjunto de Administraciones; y volver a reinventarlas como Servicios Públicos. Y un Servicio Público Humanizado, activo y servicial, créanme que más de tres horas cada mañana, no se lleva en asistir eficazmente. Y cuestiono el servir al público, dentro de la siguiente incongruencia o contrasentido: si a mí se me ha tenido en el servicio militar de manera cuasi gratuita para servir a la sociedad y a la patria, incluso en la exigencia de derramar hasta la última gota de sangre; ¿qué menos que el funcionariado público y político se le exija total altruismo, e incluso derramar una pequeña gota de sudor, si llegara el caso? No me voy a extender más, aunque material haya, pero cambiar de mentalidad e intencionalidad, es necesario y urgente. Para esa función de reeducarnos les empujo que acudan a las obras de J. Híades de manera gratuita en formato de libro escrito en el enlace de UNIVERSAL GLOBAL DE EDICIONES desde ….http://www.escuelaabierta.es/?page_id=263

Y en las grabaciones de Escuela Abierta por medio del estudio antropológico reflejado en la obra LOS POBRES DE MI TIERRA….http://www.ivoox.com/podcast-pobres-de-mi-tierra-obra-completa-j_sq_f1312855_1.html

Y en estudio e investigación politológica, en la obra POLÍTICA DE POLÍTICOS/POLÍTICOS DE POLÍTICA Tomo II….http://www.ivoox.com/podcast-politica-de-politicos-politicos-de-politica-t-ii_sq_f1372896_1.html

Siempre en el ruego de que lo divulguen. Gracias.

Juan Galán

Acerca de admin

Informe econtrará en UNIVERSAL GLOBAL DE EDICIONES sobre trabajos que venimos realizando de acceso gratuito con el lema 'libros para educar'. Para la adquisición de un ejemplar de formato libro en papel impreso, llame al 617243426
Esta entrada fue publicada en Artículos de J. Híades, OPINIONES. Guarda el enlace permanente.