IX- Nuestra creación y otras tonterías…

IX- Nuestra creación y otras tonterías…

mito-13

Vamos a comenzar con éste pensamiento que quedó archivado en los tiempos remotos: ‘somos descendientes directos de nuestros Padres y Madres Creadores Interestelares, científicos e investigadores cósmico, del más profundo  amor tántrico y de la más excelsa sabiduría’; nosotros, ésta humanidad, sin distinción, debemos reaprender a reencontrarnos con la verdadera voluntad de nuestros creadores. Y es algo que debemos reaprender por sí solos, de la misma forma que fuimos apartándonos de su orientación. Ellos tienen plena fe en sus creados; desde siempre vienen procurando nuestro desarrollo correcto para garantizar la elevación a un ciclo sutil; las tareas son nuestras y debemos realizarlas cada uno de nosotros, dependiendo como vaya profundizando en la comprensión y entendimiento en cada proceso que se nos abre en estos descensos a la materia. ¿A quién no, le gustaría formar parte de los equipos de exploración del cosmos?; pero todo es un proceso. Desde párvulos nos espera la escuela para después pasar a grados superiores; y eso hay que aprender a trabajarlo en cada ‘curso escolar’ que se nos va proporcionando. Muchas cosas que creemos no comprender cuando habitamos ésta capsula que llamamos cuerpo, es porque le estamos dando más credibilidad a las impresiones que recibimos desde nuestra mente materia, que a la realidad y sabiduría acumulada en nuestra mente espíritu. Ya decíamos, la clase no es nuestro hogar, como tampoco lo es ésta escuela. Así que, como hijos de científicos, investiguemos y experimentemos dentro de lo que creamos que son nuestras coordenadas de no perjuicio y no injerencia. Esos que conocemos como Profetas, han sido y son sus anclajes, para que desde su voz, sepamos retomar nuestro camino correcto y recto. Han sido y son muy desvirtuados, porque los traidores de la Luz, es decir, los Hermanos Mayores exiliados, ya se encargan de ampliar el número de sus seguidores de humanos y manejar, en todo momento, al conjunto de la Humanidad; esos exiliados son que empujan a que se desarrolle la desigualdad, de la misma manera que promovieron corrientes culturales para que nos arrodillemos y arrastremos, en la promesa de encontrar la gloria y el perdón. El verdadero padre, jamás permitiría semejante sumisión a ninguno de sus hijos; de lo contrario Él sería el primer traidor. Y ya puestos, vamos a realizar determinadas puntualizaciones que ignoramos por lo general. Esas batallas se realizan entre Ellos, todo es ajeno a sus creados, porque en verdad, para esos Hermanos Mayores exiliados, no somos nada. No podemos negar que, a pesar de la lejanía de sus planetas de origen, la asistencia y protección de nuestros Hermanos Mayores de Luz (digámoslo así), hacia sus creaciones, tanto en éste Planeta de experimentación como en otros muchos incontables, es casi absoluta. Cuando nos comentan ciertos pasajes de la dilatada historia de ésta humanidad, (humanidad de experimentación también), de un acontecimiento como lo fue el ‘ángel caído’. Ese ángel caído no fue el Jefe de los Hermanos Mayores exiliados o de lo Oscuro; fue todo lo contrario…, el ángel caído es la derrota del Jefe de la Luz, de ahí los pasajes tan tenebrosos por los que hemos venido pasando; y por fortuna, ya superados. Ahora lo que queda, son ‘coletazos’ de esas energías reinantes durante tantos milenios, pero son sólo eso, reflejos de un pasado oscuro.

Estoy deteniéndome un poco en estos detalles, para que interiormente comprendamos muchas de las circunstancias que se vienen, aún, arrastrando; que la mayoría de nosotros hemos sido protagonistas directos, en incontables de esas situaciones, porque, como digo, somos almas viejas, con una dilatada experiencias de toda clase, pendientes ya, conscientes o inconscientemente, del final de un extraordinario evento de desarrollo experimental, que no cualquier humanidad podrá contar, ni en experiencias ni en sabiduría acumulada. Muchos, muchos de vosotras/os seréis Hermanos Mayores para incontables nuevas creaciones, incluido, para los que pasarán a planetas de castigo, por sus interminables fechorías; cuyos espíritus, requerirán pasar nuevamente por lo más incandescente del horno del fogón de la vida. Y seréis Hermanas/os Mayores porque comenzaréis a encarnar en cuerpos y planetas sutiles; con una sabiduría que es difícil conceptuar desde ésta mente de materia seminteligente. Al principio, durante milenios de preparación, en manos de los que desde los inicios nos vienen ayudando continuadamente para que hubiéramos alcanzado un desarrollo y elevación adecuada, podríamos calificarnos como ‘Hermanos del Intermedio’; como principiantes de la nueva función a la que se estará destinado. Así que, son momentos de esperanza y de júbilo controlado, porque los coletazos de esos ‘dioses exiliados’, estarán, hasta el último instante, arrastrando a grandes masas de gentes que se dejan llevar por los apetitos  de ésta falsa comodidad material. No se puede subestimar nada ni a nadie, porque las contiendas y eventos negativos, al menos, que se sepan, en éste cuadrante del Universo; desde el desarrollo de sus ciencias cósmicas, para beneficiar a unos en perjuicio de otros; los mismos deseos de nuestros creadores de la Confederación, que han defendido lo innato de cuando fuimos creados; en muchas ocasiones digo fueron truncadas y echadas abajo. Desde nuestra ignorancia podemos valorar lo mucho que se ha venido y viene sufriendo; pero no podemos imaginar lo insufrible de Ellos, como verdaderos prisioneros de amor, en ese desvelo incesante por procurar que creciéramos paso a paso, a pesar de tan elevado coste y controversias.

La creación y desarrollo de tecnologías inimaginables, es lo que ha venido promoviendo el poder poblar planetas de verdaderos seres de luz. Así se hizo con nosotros, como hemos ido describiendo en anteriores entregas; la negativa de otros padres creadores, a la creación y desarrollo de éste tipo de humanidad tan enfocada a la ciencia espiritu, apartándola del conocimiento de sus ciencias tecnológicas; es lo que ha ido llevándonos hacia tanta ruina; porque, en momentos puntuales de nuestra evolución, se negaban a que se siguiera con éste tipo de especie experimental, ya que temían que lo creado, superara a sus creadores. Y eso era totalmente inconsentible. Dichos creadores que no estaban por la continuidad de semejante acuerdo, comenzaron a detener el programa determinado por la Luz, originándose una contienda de desafíos constantes, hasta lograr echarnos abajo, como verdaderos ángeles de luz que lo fuimos en sus comienzos.

 

 

Acerca de admin

Informe econtrará en UNIVERSAL GLOBAL DE EDICIONES sobre trabajos que venimos realizando de acceso gratuito con el lema 'libros para educar'. Para la adquisición de un ejemplar de formato libro en papel impreso, llame al 617243426
Esta entrada fue publicada en Artículos de J. Híades, OPINIONES. Guarda el enlace permanente.